All for Joomla All for Webmasters

Introducción al Enfoque Sistémico en la Terapia Familiar

sistema bjPor Lic. Rodolfo Vidalessistema-bj

Psicólogo Clínico


1. Antecedentes del enfoque sistémico en la terapia familiar.

El grupo cibernético.

El enfoque sistémico inicia a principios de los años 40 en Nueva York, con las conferencias organizadas por la Fundación Josiah Macy acerca de los mecanismos de retroalimentación en la conducta intencional. En estas conferencias participaron una serie de científicos de diferentes áreas. El trabajo de este grupo de científicos se interrumpió con el inicio y desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Este trabajo fue retomado 6 años después con la organización de las conferencias de Macy en las que participaron matemáticos, fisiólogos, neuropsiquiatras, antropólogos, psicólogos, entre otras especialidades.

Las primeras conclusiones de los trabajos de este grupo de científicos apuntaban a una explicación de la realidad vista como un sistema, es decir como un grupo de elementos que interactúan y sé retroalimentan mutuamente para lograr un objetivo común, un equilibrio u homeostasis y la permanencia misma del sistema. Esta perspectiva se contrapone al paradigma lineal causa – efecto que había predominado en la investigación científica y lo empieza a sustituir por una explicación que parte de una causalidad circular en donde los eventos se comprenden sobre la base de la observación del contexto en que éstos ocurren y la forma en que los diferentes elementos de este contexto interactúan a través de la retroalimentación mutua, obtienen un equilibrio y van ajustando las pautas de interacción de acuerdo a las necesidades de desarrollo y requerimientos del contexto le exigen.

Más...

La teoría del doble vínculo de Gregory Bateson.

La principal aportación de Gregory Bateson, al enfoque sistémico en la terapia familiar consiste en la formulación de la teoría del doble vínculo. Esta teoría surge a partir de los estudios de Bateson en instituciones psiquiátricas acerca de la interacción de la familia con los pacientes esquizofrénicos. A partir de estos estudios concluye que la esquizofrenia se puede considerar como un fenómeno comunicativo y producto de las relaciones del entorno familiar.

Acorde a esta teoría el doble vínculo se establece cuando:

a) Existe un mensaje a nivel digital (lo que se dice).

b) Existe un mensaje analógico (lo que se actúa).

c) El emisor del mensaje tiene un rol de autoridad (padre / madre) sobre el receptor del mensaje (hijo).

d) Existe una necesidad de supervivencia física y emocional del receptor (hijo) que el emisor (padre / madre) cubre.

e) Cualquier respuesta que del receptor (hijo) no satisface la necesidad contenida en el mensaje del emisor (padre / madre).

Esta aportación pone en evidencia la importancia del enfoque sistémico al concebir los “trastornos mentales” como resultado de la interacción y retroalimentación de los miembros del sistema familiar sobre el “paciente” que presenta un “síntoma”.

2. La familia como sistema.

Se concibe a un sistema como un conjunto de elementos que interactúan entre sí para lograr un objetivo, que generalmente, esta relacionado con mantener su equilibrio y permanecer a través del tiempo.

La familia, como sistema, presenta una serie de principios propios de todos los sistemas:

a) Principio sistémico / organizativo: La familia esta conformada por los elementos (padres e hijos) que interactúan y se relacionan entre sí. Esta interacción ocurre sobre la base de una estructura del sistema en donde los padres representan la autoridad que impone las pautas de interacción entre los miembros del sistema; de los diferentes tipos de personalidad de los miembros que la conforman y de pautas de comportamiento que buscan mantener el equilibrio del sistema familiar. Sin embargo, hay que considerar que esta familia se va desarrollando conforme a las necesidades que van surgiendo con el desarrollo físico y psicológico de los miembros que la conforman. Además desenvuelve dentro de un contexto más amplio: es decir, los padres a su vez forman parte de otros sistemas como la familia de origen, pertenecen una organización laboral, una institución educativa, un contexto social, entre otros. Ante el desarrollo mismo de sistema familiar y sus miembros, así como la interacción con un “suprasistema” las pautas de vinculación y comportamiento que mantienen el equilibrio del sistema familiar pueden, o no, modificarse de tal forma que el sistema siempre mantenga su equilibrio.

b) Principio hologramatico: Una persona refleja a través de su comportamiento, o síntoma, a todo el sistema familiar al que pertenece.

c) Principio retroactivo: La causa tiene un impacto sobre el efecto, pero el efecto también tiene un impacto sobre la causa. Cuando el paciente identificado empieza a cambiar y no presentar el síntoma que mantiene el equilibrio del sistema familiar, éste, en un inicio buscará la forma de mantener el síntoma en el paciente o buscará una forma distinta de sostener el equilibrio. De cualquier forma el comportamiento del paciente identificado tendrá un efecto sobre el sistema familiar.

d) Principio recursivo: Las pautas de comportamiento que guían la dinámica y equilibrio del sistema familiar se repiten de una generación a otra a fin de mantenerse a través del tiempo.

e) Principio de autonomía y dependencia: Los patrones de comportamiento que desarrollamos en nuestra familia de origen vamos tratar de reproducirlos en nuestra familia nuclear, por ello buscamos una pareja que complemente dicha pauta de comportamiento.

f) Principio dialógico: En el desarrollo del sistema familiar se van presentado una serie de etapas que conllevan a un desequilibrio en la dinámica de la familia, de tal forma que el desarrollo va ocurriendo en fases cíclicas de equilibrio – desequilibrio- reorganización- equilibrio.

g) Introducción del observador: Se refiere a la importancia que tiene el terapeuta familiar como un elemento nuevo que irrumpe en la dinámica, funcionamiento y equilibrio del sistema familiar por lo que dicho sistema tendrá la necesidad de cambiar sus pautas de interacción a fin de mantener su homeostasis, ante la presencia de este nuevo elemento.


3. Enfoques en la terapia familiar.

En el sistema familiar los elementos están representados por los padres e hijos que interactúan entre sí formando vínculos, alianzas y coaliciones. La forma en que se da esta interacción busca mantener un equilibrio en la dinámica familiar y puede dar lugar a la que un miembro (paciente identificado o “chivo expiatorio”) del sistema familiar presente un síntoma, por lo que desde este punto de vista hay que tratar no es el síntoma por sí mismo, sino la manera en que los miembros de la familia interactúan, propician y procuran mantener el síntoma.

A partir del surgimiento de la terapia familiar sistémica, se han desarrollado diferentes enfoques para llevar a cabo la terapia: la hipnosis de Milton Erickson, la terapia estratégica de Haley, el modelo estructural de Minuchin, el modelo narrativo representado por White y Epston, la escuela colaborativa de Milán.

Desde de mi punto de vista cada uno de estos enfoque define sus principios y estrategias terapéuticas haciendo hincapié en alguno de los principios del funcionamiento del sistema familiar descritos anteriormente.

3.1 Hipnosis Ericksoniana.

Así pues, me parece, que Milton Erickson enfatiza la función directiva y de sugestión indirecta del terapeuta sobre el paciente. Da mucha importancia al principio que trata sobre la importancia de la entrada del terapeuta en el sistema familiar.

3.2 Terapia estratégica.

Por otra parte, expongo, que Haley retoma los principios sistémico organizativo y retroactivo en el sentido que el individuo se desenvuelve en una familia y ésta a su vez en un contexto más amplio por lo que hay que reconocer la forma en que se establece la interacción entre estos niveles de organización y plantear una estrategia terapéutica “hecha a la medida” que busque cambiar la manera en que las personas se relacionan con los diferentes niveles sistemas con los que interactúa y en consecuencia dichos niveles modifiquen sus pautas de relación hacia el paciente.

3.3. Terapia estructural.

Salvador Minuchin retoma el principio sistémico organizativo al considerar que el paciente identificado, o “chivo expiatorio” presenta un síntoma cuya función es mantener la homeostasis de la estructura del sistema familiar, por lo que hay que tratar no es el síntoma en sí mismo, sino las pautas de interacción y vinculación entre los miembros del sistema familiar que dan pié al surgimiento del síntoma. Es decir, hay que conocer el síntoma y su relación con las pautas de interacción del sistema familiar, conocer como la familia danza en torno al paciente identificado y el síntoma que presenta a fin de modificar la estructura que mantiene esa forma de funcionamiento.

3.4. Terapia narrativa.

White y Epston hacen hincapié en los principios recursivo y de autonomía /dependencia al formular su propuesta de terapia narrativa, en donde se pide al paciente o familia que elabore historias que pongan en evidencia las normas que ha construido a través del tiempo por la interacción con el medio social en el que se desenvuelve y que rigen su forma de comportamiento.

Un aspecto común en todos los enfoques es el uso de la paradoja como una técnica terapéutica, que tiene como objetivo evidenciar la dinámica del sistema en torno al síntoma. De esta manera el paciente, o la familia, puede ver (hacer conciencia) cómo está danzando alrededor del síntoma y obteniendo una ganancia secundaria a través de dicho síntoma.