All for Joomla All for Webmasters

Matrimonio y Divorcio ... Una Buena Decisión

novia bodaPor Eduardo Fernández de la Vega
Licenciado en Derecho
Psicoterapeuta Familiar. Mediador

Importancia De La Mediación

El matrimonio, entendido en la definición del Diccionario de la Real Academia de la lengua española significa: La unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales. Para los efectos de este artículo nos vamos a referir a la unión de dos personas con la finalidad de formar una familia, independientemente del la forma en que deseen hacerlo.

El matrimonio es una entidad biológica, psicológica y social y como tal, son diversas las causas de una persona para elegir a otra con el fin de formar una pareja: El aspecto de la atracción física es importante, pues a través del aspecto de una persona, inconscientemente están eligiendo a una persona con las cualidades de belleza y salud para cumplir uno de los fines importantes de la unión, esto es, la descendencia. Pero aún en el caso de que no la hubiera, una pareja en la cual existe la salud en sus integrantes los fortalece para una unión duradera; el otro aspecto importante es el psicológico, puesto que las parejas pretenden unir sus vidas para vivir en armonía, luego entonces es importante que conozcan sus gustos, sus aficiones, su carácter, su tolerancia o intolerancia, su sentido de la responsabilidad, entre otras características; por último, desde el punto de vista social los pretendientes se atraen por su manera de relacionarse entre ellos y con otras personas, su educación, su manera de vestirse, su arreglo personal, sus éxitos profesionales y laborales, de una manera ilustrativa solamente.

Lo importante es que para que tenga éxito la unión de dos personas para vivir en pareja, ambas partes deben verse con los ojos abiertos y estar satisfechos con el otro, de tal manera que sean empáticos, pues algunas de las cosa que les desagradan del otro, no van a cambiar.

Actualmente existen otros factores que hay que tomar en cuenta para la formación de una pareja y esto es: la mayor preparación de la mujer para participar en el medio laboral, lo cual trae como consecuencia las siguientes repercusiones: al aumentar el empleo de las mujeres, la oferta laboral para los hombres disminuyen y en ocasiones los salarios bajan. Lo anterior no es malo, pero las parejas deben ponerse de acuerdo respecto de la economía del hogar y la forma de aportar económicamente cada uno; igualmente hay que tomar en cuenta el horario laboral de cada integrante de la pareja y si pueden programarse tiempos para atender el hogar para que entre ambos se cubra la mayor parte del tiempo, particularmente si tienen o deciden tener hijos. En fin, para contraer matrimonio es importante atender la mayoría de los aspectos señalados y tomar una buena decisión. Lo que bien empieza, bien acaba o por lo menos perdura mayor tiempo.

Me he referido en primer lugar al matrimonio, pues para que haya divorcio debe existir un matrimonio. El divorcio como lo define la Real Academia de la lengua española consiste en disolver o separar, por sentencia, el matrimonio, con cese efectivo de la convivencia conyugal. Pero el divorcio va mas allá de la definición anotada como lo veremos a continuación:

Sea cual sea la causa, (lo cual ocurre en la zona conurbada del Distrito Federal y el Estado de México) para divorciarse basta que uno o ambos divorciantes lo solicite sin ser necesario que exista una causal de divorcio, que de paso sea dicho, ya no existen en dichas entidades, es lo que se denomina como DIVORCIO INCAUSADO y en la jerga popular se le llama DIVORCIO EXPRESS. O sea que para efectos del divorcio ya no importa el engaño, la violencia, la abstención de dar alimentos, la separación del hogar, etc., lo importante es separar corporalmente y de domicilio a los integrantes de la pareja. Lo anterior es por la gran necesidad de resolver la gran cantidad de divorcios que se están presentando en la actualidad con un alto costo para el gobierno. Aunque el resultado de este tipo de divorcio, es vivir peleando por un tiempo muy largo sobre: alimentos del cónyuge que los requiera y de los hijos, custodias de los hijos, convivencias, el domicilio, la liquidación del patrimonio que hayan formado, de acuerdo al régimen que hayan acordado entre otras cosas. Pero todo ello queda pendiente de resolución si no se toma una buena decisión.

El divorcio como tal genera un duelo y por ello produce mucho dolor y coraje entre la pareja, lo cual ocasiona que en lugar de que vean el divorcio como una solución, lo ven como un problema y por lo tanto no son capaces de resolver sanamente su separación. Todo, todo lo que haya ocurrido durante el tiempo que ha durado su unión forma parte del divorcio. Lo que necesitan es evitar causarse daño personalmente o utilizando a los hijos para causar daño y dolor a su pareja.

Así como existe la recomendación de ver a la pareja con los ojos abiertos (como lo menciona en uno de sus libros Jorge Bucay) para tomar una decisión de formar una pareja con intención de permanencia y de crear una descendencia, es igualmente necesario ver con los ojos abiertos lo que ocurre en el matrimonio y las causas por las cuales no funciona. A veces es recomendable recurrir a terapias familiares con especialistas que los ayuden a poner en orden sus acciones e interacciones dentro del matrimonio y tratar de salvar el mismo. En caso de no lograrlo les ayudará a tomar una buena decisión.

LA MEDIACIÓN FAMILIAR PARA EL DIVORCIO, es una herramienta actual, la cual va dirigida a poner en la mesa su problemática. Un mediador profesional los ayudará a efectuar su proceso de divorcio en beneficio de los divorciantes así como de sus hijos, dentro de un plano justo, mediando de manera imparcial los pedimentos de ambas partes, de manera que ellos sean los que tomen la decisión final para su separación y cuando acudan ante la autoridad judicial, sea solamente para validar legalmente sus acuerdos en beneficio de todos los integrantes de la familia. Es cierto que sus miembros van a vivir separados, pero ello no quiere decir que los padres dejen de ser los padres de sus hijos y a la inversa, que van a verse durante toda la vida y que la forma de relacionarse depende de tomar una buena decisión para su divorcio.