All for Joomla All for Webmasters

Los sentimientos de los niños

madre hija 3Los sentimientos de los niños.

Todos nosotros sentimos alegría y pena, pero los niños pueden ser especialmente verbales sobre sus sentimientos. Los padres a menudo se molestan cuando sus hijos explotan en ira, tristeza o miedo. Los sentimientos de los niños pueden ser abrumadores al final de un largo día de trabajo. Sin embargo, los estudios muestran que los padres pueden ayudar a los niños a aprender a entender sus sentimientos. Los padres de familia pueden enseñarles a los niños que las emociones son una parte de la vida, pero deben ser expresadas en maneras aceptables.

Los estudios muestran que los niños que aprenden a lidiar con sus emociones se llevan mejor con otros niños. Ellos pueden también calmarse por sí solos y se recuperan de conflictos y desilusiones. Ellos aun tienen mejor salud y más éxito en la escuela.

Tú le puedes ayudar a tu hijo a lidiar con sus sentimientos cuando:

Sintonizas con su hijo. Pon atención en cómo tu hijo se ve y cómo se comporta cuando está enojado, triste o feliz. Le puedes responder a tu hijo de mejor manera cuando sabes como se siente él o ella.
Aceptas las emociones. Todos tenemos emociones negativas y positivas. Déjale saber a tu hijo que estas emociones son normales.
Nombra sus emociones. Cuando tus niños muestren sus sentimientos, diles lo que escuchas y lo que ves. Dándole un nombre a las emociones ayudas a los niños a reconocer lo que ellos están sintiendo. Cuando los niños pueden hablar con otros sobre sus sentimientos, ellos aprenden que todos tienen emociones.
Los guías. Ayúdales a aprender qué hacer cuando están molestos. Busca las señales de un arranque cuando es más fácil que los niños controlen sus emociones, luego ayúdales a identificar el por qué están molestos. Habla sobre maneras aceptables de expresar su ira, frustración o tristeza, tales como usando palabras o pegándole a una almohada para desahogarse.
Pon límites. Se claro sobre qué comportamiento puedes aceptar cuando tu hijo está molesto. Está bien enojarse, pero no está bien pegar ni patear.
Ayuda a resolver problemas. Habla sobre cómo lidiar con los sentimientos. Pídele a tu hijo que sugiera maneras de expresar emociones. Apoya a los niños cuando trabajan juntos para resolver un problema.

A pesar de tus mejores intenciones, inevitablemente flaquearás y fallarás al impartir y compartir las lecciones a tus hijos. Ponte en alerta a los errores más comunes que cometemos los adultos al criar y educar niños emocionalmente inteligentes.

Ignorar los sentimientos de los niños, no tomar en cuenta o actuar como si no notáramos las manifestaciones de sus emociones. "No le hagas caso cuando llora."
Menospreciar las emociones de los niños, subestimar el valor y el impacto de sus sentimientos en su vida y relaciones. "Es muy chiquito, se le va a pasar el miedo y ni se acordará."
Minimizar los problemas de los niños, reducir la importancia de las dificultades y desafíos que se les presentan. "¿Por qué te pones así por esa tontería?"
Castigar a los niños por sentir emociones regañarlos, criticarlos, o implementar consecuencias punitivas por tener sentimientos negativos o intensos. "¡Eso te pasa por enojarte!"
Interrumpir a los niños cuando expresan sus experiencias, desperdiciar oportunidades de ayudarles a entender sus emociones y las situaciones que las precipitan. "¡Deja ya de hablar de eso, para que se te olvide!"

Tal vez te preguntas si puedes mostrar paciencia cuando estás cansado en un día de trabajo largo, pero los sentimientos de los niños demandan nuestra atención sin importar cómo respondemos. Con tu ayuda, tus hijos pueden entender sus emociones y aprender límites en su comportamiento.

Así como los niños aprenden a lidiar con sus sentimientos, así tendrán nuevas habilidades para crecer sanos.

Basado en el trabajo hecho por J. Gottman, El Corazón de ser Padre: Como Criar un Niño Emocionalmente Inteligente (The Heart of Parenting: How to Raise an Emotionally Intelligent Child), NY: Simon & Schuster, 1997.