All for Joomla All for Webmasters

Estableciendo Límites desde Pequeños

disciplina con amor2Por: Marissa Sawaya Manzur

Esp. en Terapia Familiar y de Pareja

 

ESTABLECIENDO LÍMITES DESDE PEQUEÑOS.

Poner reglas y límites claros en la familia es muy importante, hay que empezar desde que los hijos son pequeños. Los niños aprenden que las reglas son realmente importantes y que se deben cumplir o no, según lo que vean en la misma familia. Si esperamos a establecerlas cuando sean grandes será mucho más difícil.

Si enseñamos las reglas de la familia poniendo el ejemplo será mucho más productivo.

Debemos ser firmes, pero a la vez amorosos y respetuosos con los niños. Cada familia establecerá sus reglas de acuerdo a lo que para ella es importante según sus propios valores y basadas en lo que brinda seguridad. A su vez, si están bien cimentadas, podrán brindar un ambiente de amor, aliento, comprensión, justicia paciencia y comunicación clara.

Las reglas y límites deben de ser claros, sencillos y fáciles de entender. No deben ser negociables, por eso es importante que al establecerlos se observe bien que es lo que se quiere lograr con su cumplimiento.

Que se puede hacer y que no, así como las consecuencias del incumplimiento.

Si dialogamos frecuentemente con los hijos explicando la razón de tal o cual regla, ellos entenderán cual es el objetivo. De esta manera no se generará un sentimiento de autoritarismo, sino de autoridad, la cual, como hemos dicho, dará un sentido de seguridad.

Las reglas y los límites deberán ir cambiando según las edades. No podemos pedirle lo mismo a un niño de 6 años que a uno de 15 años.

En la adolescencia los jóvenes suelen “rebelarse” contra las normas para buscar un beneficio, esto es parte de su propio desarrollo. Están buscando su independencia y probando su capacidad de decisión. En estas edades ya podrían haber algunas negociaciones de las reglas establecidas.

Se trata de permitir que el joven pueda expresar su opinión y sus argumentos. De esta forma también estamos enseñándoles a negociar por algo que desean obtener.

Es evidente que las reglas de la casa no serán las mismas para los padres que para los hijos.