All for Joomla All for Webmasters

Arte y Psicoanálisis

  Arte y Psicoanálisis                                                                

  Escribe: Esp. Sylvana Olivera

  Arte terapeuta y psicoanalista.

 

 Juan David Nacio, en su libro “Arte y psicoanálisis” desarrolla la idea de que un artista es aquel hombre que mira la realidad sin velo. Percibe todas las cosas en su inocente desnudez, tanto las formas, los colores y los sonidos como las vibraciones más sutiles de la vida afectiva. Él plantea que la creación, ante todo, significa emoción. La emoción de hacer surgir lo que todavía no existe. El arte es una proyección imperiosa de un sentimiento, de una idea o de una imagen, que una vez exteriorizado, se cristaliza en una forma perceptible y sugestiva.

 Eva Marxen, en el libro: “Diálogos entre arte y terapia”; menciona que la arteterapia se ha desarrollado a partir de dos fuentes: la terapia psicoanalítica y la educación artística. Naumberg, una de las pioneras de la arte terapia, afirma que es una técnica que puede aplicarse con personas de cualquier edad, afectadas por síntomas físicos y emocionales. O también, como un tratamiento auxiliar y adicional a otros tratamientos psicológicos o psiquiátricos. Así mismo, se puede iniciar una arte terapia con el fin de saber más sobre uno mismo, con miras a un crecimiento personal o potenciar y desarrollar la creatividad. En el trabajo clínico ella observaba que algunos de sus pacientes les resultaba más fácil hablar de su mundo interior si dibujaban, pintaban o modelaban. A otros, les resultaba más cómodo entrar en el proceso de la libre asociación verbal, a raíz de una obra de arte propia. Y a otros, tanto el proceso como el resultado final de la creación artística, les servía para desbloquearse y emprender una exploración verbal de su vida psíquica.

Naumberg corrobora que el trabajo creativo ayuda al proceso terapéutico, porque las expresiones atraviesan con más facilidad la censura de aspectos que han permanecido en el plano inconsciente, y también, porque facilita que el paciente aprenda a “leer y a interpretar” sus propias obras y pueda entender sus mecanismos psíquicos. El arte terapeuta no interpreta el trabajo, sólo es un acompañante que lo anima a descubrirlos y a leerlos.

Dado que las obras son tangibles, están sujetas a llevar un seguimiento observable del tratamiento y pueden ser sometidas a cambios físicos de color, forma y tamaño. Lo cual promueve también el cambio de pensamientos y conductas en el paciente.

Krammer otra de las pioneras de la arteterapia en el mismo libro, menciona que la actividad artística en sí, tiene efectos terapéuticos.  “El arte como terapia” estimula, despierta y amplia la capacidad sublimatoria de las pulsiones sexuales y actividades no sexuales, hacia la creatividad. El trabajo con el dibujo, pintura o escultura ofrece la posibilidad de confrontar al paciente con la opción de sublimar lo destructivo y conflictivo, a través del arte.

Desde el psicoanálisis con Naumberg y la educación artística con Krammer, convergen el arte como terapia o psicoterapia con el arte. Ambas proponen un beneficio que responde a los contenidos verbales, que surgen durante el proceso; así como a los procesos de relación entre el terapeuta, el paciente y la obra. El terapeuta, debe ayudar al paciente a elaborar sus experiencias a su propio nivel de comprensión. A simbolizarlas y expresarlas mediante imágenes tangibles. A comunicarles gráfica y verbalmente, con el fin de efectuar cambios encaminados hacia su salud física, mental y emocional.

Bibliografía:

Diálogos entre Arte y Terapia. Marxen Eva, Gedisa, Barcelona 2011.

Arte y Psicoanálisis. Nacio Juan David, Paidós, Argentina 2015.