All for Joomla All for Webmasters

Resiliencia. El arte de resurgir a la vida

LA RESILIENCIA:

El Arte de Resurgir a la vida

Por Mtra. Yolanda González Munguía

 

Como seres humanos a pesar de vivir en diferentes condiciones, por lo menos en algún momento de la vida, las dificultades nos han hecho tocar fondo.  De hecho, a veces se ha dicho que hay que tocar fondo para poder tomar consciencia y levantarse, puesto que, si permitiéramos que ganase la situación adversa, nuestras vidas perderían toda conducción y sentido.

 

La resiliencia es, en términos de ingeniería, la capacidad de un material para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora. Retomando lo anterior, entonces la resiliencia es la capacidad de volver al estado natural, especialmente después de alguna situación crítica e inusual.

 

Resiliencia también significa volver a la normalidad y es un término derivado del latín, del verbo, resilio, resilire que significa "saltar hacia atrás, rebotar".

En el ámbito de la psicología, se ha retomado la acepción de esta palabra para referirse a la capacidad que una persona posee para superar funcionalmente las condiciones adversas de la vida. Dicha capacidad la tienen los seres humanos que han enfrentado situaciones dolorosas y difíciles, incluso traumáticas y han salido fortalecidos al ser transformados por ellas.

 

Apostar por la resiliencia significa animar en las personas la fuerza de sobrellevar situaciones destructivas y reconstruir su amor propio y su vida. Despertar la convicción de que es posible superar traumas y luchar por una vida digna, son las pautas que definen el trabajo de ayuda basado en la resiliencia.

 

Ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Por ejemplo, la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financieros serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional.  Aun así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y construir una vida funcional a lo largo del tiempo.

 

Una persona resiliente es aquella que en un momento de su vida fue asertiva y convirtió el dolor en una virtud; casos como el sufrimiento de una enfermedad, la pérdida de un ser humano pérdida de cualquier parte de su cuerpo, etc.

La resiliencia no es algo estático, es un proceso único que depende de cada persona y la buena noticia es que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar, si lo desea y se compromete.

 

Entre dichas conductas se mencionan:

  • La capacidad para hacer planes realistas y seguir los pasos necesarios para llevarlos a cabo.
  • Una visión positiva de sí mismos y confianza en sus fortalezas y habilidades.
  • Destrezas en la comunicación y en la solución de problemas.
  • La capacidad para manejar sentimientos e impulsos constructivamente
  • Activar las habilidades en momentos difíciles
  • Vivir con sentido del humor
  • Practicar la espiritualidad
  • Aprender de los errores
  • Ser Proactivo
  • Practicar el desapego

El lema de las personas resilientes es: “En medio de toda dificultad, hay una oportunidad”

Finalmente, comprender la resiliencia es maravillarse más ante los increíbles recursos del ser humano, es recordar que cada ser es responsable de su vida y de resignificar el dolor.

 

Referencia bibliográfica

Poletti, R. y Dobbs, B. (2008) La Resiliencia, el arte de resurgir a la vida, Lumen: México.

 

Si estás atravesando por una crisis en tu vida, te invitamos al taller “Transformando una Crisis en Oportunidad” en donde se te brindarán herramientas para afrontarla desde un enfoque resiliente.

Sábado 25 de marzo de 9:00 a 18:00 hrs.