Artículos Archive

“Estamos Embarazados”

Por: Vanessa Maillefert

Mtra. en Terapia familiar y de pareja

Orientadora familiar y de pareja

Lic. En Psicología

La maternidad es una experiencia maravillosa y las mujeres tenemos el enorme privilegio de ser las principales protagonistas. Nosotras somos las que llevamos dentro de nuestro propio organismo al nuevo ser durante 9 mágicos meses (en la mayoría de los casos), en los que se establecerá una conexión única entre mamá y bebé. Nosotras somos las que daremos luz a un hermoso bebé al que alimentaremos con la leche producida en nuestro propio cuerpo. Desde el momento en que engendramos a nuestro hijo, millones de conexiones y lazos invisibles se irán tejiendo desde el útero y durante toda la vida que sembrarán las semillas de una relación incomparable.

La conexión intrauterina durante nueve meses y el posterior amamantamiento, favorecen de forma natural los vínculos entre madre e hijo. Pero aunque la relación madre y bebé es particularmente intensa durante los primeros meses, el padre o nuestra pareja también puede desarrollar un intenso apego con el bebé de una manera distinta a la madre pero igualmente importante. Esto favorecerá que nuestra pareja no se sienta excluida y paulatinamente se vaya quedando al margen incapaz de competir con el vínculo materno.

Es imposible poder describir con palabras el “torbellino” de sensaciones que puede asaltar el cuerpo y la mente de la mujer embarazada. Compartir nuestro mundo interior con nuestra pareja, hacerla partícipe de nuestros temores y sensaciones, lograrán acercarla al intenso momento que estamos viviendo.

Desde el instante en el que sabemos que estamos embarazadas, esta persona a la que amamos puede y debe ser partícipe de lo que pasa. De ahí que el decir “estamos embarazados” no es “por simple moda.

 

Por  el Esp. Eduardo Fernández de la Vega

Orientador Familiar y de pareja

Especialista en terapia familiar y de pareja

Terapia regresiva reconstructiva

 

Una de esas tardes en que uno está en espera de algún caso interesante, llamó la secretaria por el intercomunicador para anunciarme a una pareja que solicitaba una terapia de pareja para resolver problemas conyugales. Acto seguido me envió la hoja de admisión y después de leerla solo observé los nombres de los consultantes, pacientes o como queramos llamarlos, su domicilio, su teléfono, el nombre de sus hijos y como motivo de consulta: tratar de resolver conflictos conyugales, en mi mente se formaron una serie de cuestionamientos aún sin conocer a la susodicha pareja.

Sin quererlo, mi mente empezó a divagar sobre el posible interrogatorio para conocer un poco más de ellos.

En primer lugar conocer exactamente la edad de los consultantes, cuándo se casaron o decidieron unirse en pareja, cómo se conocieron, cuál era su condición económica, el nivel de educación de cada uno de ellos, en qué medio social vivían, en qué lugar residían cuando se conocieron, cómo era la casa o departamento donde vivían con su familia de origen: era de su propiedad o pagaban renta o vivían con alguna otra familia por causa de la separación de sus padres o la muerte de alguno o de ambos. Leer más

Terapia de Juego, el lenguaje de los niños

Los profesionales, científicos,  e investigadores en el área de salud mental, están observando en forma creciente, que el jugar en los niños es tan importante para la salud y la felicidad humana, como la demostración de afecto y el trabajo.

Algunos de los mayores pensadores de la historia, entre ellos Aristóteles y Platón, ya reflexionaron sobre por qué el jugar es algo tan fundamental en nuestras vidas. Jugar es una actividad divertida y agradable, eleva nuestro espíritu e ilumina nuestra visión de la vida. Expande habilidades para luego comunicarnos, aprender, madurar y ser productivos. El jugar alivia el estrés, el aburrimiento, nos conecta con los demás en forma positiva, estimula el pensamiento productivo y la búsqueda, regula nuestras emociones y alimenta nuestro ego (Landreth, 2002). Además, el jugar nos permite practicar habilidades y roles necesarios para sobrevivir. El aprendizaje y el desarrollo son fomentados mejor a través del juego.

Leer más

¿Qué es Armando mi Adolescencia?

“Armando mi Adolescencia. Reconociendo mis herramientas para el buen Crecer”

¿Qué es Armando mi Adolescencia?

Para explicarlo tomaremos una de las diversas definiciones de la palabra ARMAR  que se propone desde el Real  Diccionario de la Lengua  Española, en él la palabra  se describe  en términos coloquiales como: Disponer, fraguar, formar algo.

Expliquemos cada uno de estos términos para describir el curso.

Disponer,  porque es  por medio de dinámicas divertidas diseñadas para los objetivos de cada sesión,  que   se generan  conversaciones entre los adolescentes  a partir de preguntas que hace el facilitador del curso y  que retan a la reflexión.    Leer más

 Page 4 of 16  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last »