Artículos Archive

Escribe Mtra. Gabriela Garmendia Márquez

Directora y fundadora de IEFAM

 

Es un hecho que México ha cambiado, en los últimos diez años nos hemos enfrentado a diversas transformaciones en el ámbito social, económico y familiar.

La creciente violencia y la inseguridad con la que viven las familias hoy en día, ha generado en la mayoría de la población mexicana sentimientos de miedo, frustración, enojo y ansiedad ante la incertidumbre por la falta de respuesta y confianza en las autoridades a cargo. Esto se ha traducido en una mayor demanda en los servicios de atención psicológica y psiquiátrica.

 

Así mismo, los cambios sociales han impactado en las instituciones educativas con niños y adolescentes más inquietos, desafiantes de la autoridad, que se encuentran lidiando con una gran carga emocional; de este modo para muchos maestros el control de un salón de clases se ha convertido en un reto diario.

 

Estas situaciones no son más que el resultado de la presión tan fuerte a la que se encuentran sometidas las familias mexicanas hoy en día, donde educar a sus hijos, tratando de ganarle la batalla a la tecnología, las drogas, la violencia y la distorsión de valores, en muchos casos requiere no sólo de buena voluntad y amor, sino de recibir la orientación de especialistas que les den herramientas para transitar de la mejor manera posible por las diferentes etapas del ciclo de la familia. Leer más

La teoría triangular del amor

triangulo verdeEscribe: Mtra. Gloria Romero Carbajal

Terapeuta individual, familiar y de pareja

El psicólogo estadounidense Robert Sternberg (1985) caracteriza el amor en una relación según tres componentes diferentes: intimidadpasión y compromiso:

  1. La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo, la conexión y principalmente la autorrevelación. O dicho de otra forma el afecto hacia otra persona que surge de los sentimientos de cercanía, vínculo afectivo y relación, implica el deseo de dar, recibir y compartir.

 

La intimidad en general es el acercamiento y lealtad mutua en el plano emocional y físico. Por intimidad emocional nos referimos al conocimiento y aceptación mutua de aquellos aspectos emocionales que no suelen ser compartidos de manera pública. Tal vez sólo con algunas amistades, o en terapia. Implica un compromiso diario por conocer y compartir aquellas cosas que preocupan y ocupan a nuestra pareja. Es escucharle con atención, preguntar con interés acerca de su vida diaria y aceptar sus puntos de vista con respuestas que promuevan la apertura al diálogo.

La intimidad física por su parte es saber compartir con amor y placer el cuerpo con el otro, sobre la base de respeto, aceptación y gusto. Se refiere a la dinámica de intercambio coital – erótico en el que cada miembro expresa su afecto, ternura y deseo sexual con su pareja. Implica la aceptación y disfrute del otro tanto en su cuerpo como de sus sentimientos y situaciones que no suele compartir de manera abierta con otras personas.

 

2. La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades, gran deseo coital o romántico acompañado de excitación psicológica.

La pasión se refiere a la sensación de gusto, deseo, “química” que se percibe por el otro. Se puede tener muchas amistades y disfrutar de su compañía; pero la pasión implica un movimiento de acercamiento, erotismo y deseo por el intercambio y gusto sexual con el otro. Es una fuerza de atracción que nos conduce a desear y disfrutar al otro por su cuerpo, su presencia y su expresión afectiva. No todas las personas despiertan esa misma pasión. En este sentido cabe la honestidad y no iniciar una relación de pareja cuando no existe pasión alguna.

Por su parte, la pasión se puede desarrollar cuando nos hacemos responsables del incremento de nuestra capacidad de sentir y disfrutar en todas sus expresiones nuestra vida, tanto por lo que comemos, olemos, vemos, escuchamos, tocamos.

Leer más

Resiliencia. El arte de resurgir a la vida

Resiliencia abrilLA RESILIENCIA:

El Arte de Resurgir a la vida

Por Mtra. Yolanda González Munguía

 

Como seres humanos a pesar de vivir en diferentes condiciones, por lo menos en algún momento de la vida, las dificultades nos han hecho tocar fondo.  De hecho, a veces se ha dicho que hay que tocar fondo para poder tomar consciencia y levantarse, puesto que, si permitiéramos que ganase la situación adversa, nuestras vidas perderían toda conducción y sentido.

La resiliencia es, en términos de ingeniería, la capacidad de un material para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora. Retomando lo anterior, entonces la resiliencia es la capacidad de volver al estado natural, especialmente después de alguna situación crítica e inusual.

Resiliencia también significa volver a la normalidad y es un término derivado del latín, del verbo, resilio, resilire que significa “saltar hacia atrás, rebotar”.

En el ámbito de la psicología, se ha retomado la acepción de esta palabra para referirse a la capacidad que una persona posee para superar funcionalmente las condiciones adversas de la vida. Dicha capacidad la tienen los seres humanos que han enfrentado situaciones dolorosas y difíciles, incluso traumáticas y han salido fortalecidos al ser transformados por ellas.

Apostar por la resiliencia significa animar en las personas la fuerza de sobrellevar situaciones destructivas y reconstruir su amor propio y su vida. Despertar la convicción de que es posible superar traumas y luchar por una vida digna, son las pautas que definen el trabajo de ayuda basado en la resiliencia.

Ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Por ejemplo, la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financieros serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional.  Aun así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y construir una vida funcional a lo largo del tiempo.

Una persona resiliente es aquella que en un momento de su vida fue asertiva y convirtió el dolor en una virtud; casos como el sufrimiento de una enfermedad, la pérdida de un ser humano pérdida de cualquier parte de su cuerpo, etc.

La resiliencia no es algo estático, es un proceso único que depende de cada persona y la buena noticia es que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar, si lo desea y se compromete.

Entre dichas conductas se mencionan:

  • La capacidad para hacer planes realistas y seguir los pasos necesarios para llevarlos a cabo.
  • Una visión positiva de sí mismos y confianza en sus fortalezas y habilidades.
  • Destrezas en la comunicación y en la solución de problemas.
  • La capacidad para manejar sentimientos e impulsos constructivamente
  • Activar las habilidades en momentos difíciles
  • Vivir con sentido del humor
  • Practicar la espiritualidad
  • Aprender de los errores
  • Ser Proactivo
  • Practicar el desapego

El lema de las personas resilientes es: “En medio de toda dificultad, hay una oportunidad”

Finalmente, comprender la resiliencia es maravillarse más ante los increíbles recursos del ser humano, es recordar que cada ser es responsable de su vida y de resignificar el dolor.

Referencia bibliográfica

Poletti, R. y Dobbs, B. (2008) La Resiliencia, el arte de resurgir a la vida, Lumen: México.

 

Si estás atravesando por una crisis en tu vida, te invitamos al taller “Transformando una Crisis en Oportunidad” en donde se te brindarán herramientas para afrontarla desde un enfoque resiliente.

Sábado 25 de marzo de 9:00 a 18:00 hrs.

¿Qué es el Yoga?

YogaIniciamos clases el jueves 9 de marzo 2017 de 10:30 a 12:00 hrs.

Escribe la Lic. Julissa Ortíz N.

Cuando la gente acude por primera vez a una clase de Yoga, generalmente llegan buscando algo más que ejercicio. Posiblemente porque en repetidas ocasiones han escuchado comentarios como: “Comienza tu práctica y de pronto notarás que tu vida poco a poco comienza a cambiar.” Esto es porque el Yoga es una disciplina que implica un trabajo integral ayudando al practicante en el conocimiento de sí mismo a partir del despertar de su conciencia. En el caso del Hatha Yoga, se hace a través del cuerpo, convirtiéndose éste, en una meditación en movimiento.

 

Yoga es una palabra sánscrita que significa unir o juntar, es tomada de la raíz yug y su traducción es unión. Se refiere a la unión de la mente con el cuerpo y el espíritu. Se funden la máxima evolución del cuerpo, con la máxima evolución de la mente, teniendo como resultado una perfecta amalgama entre la compasión y la sabiduría. Es una filosofía india cuyo principal objetivo es erradicar el sufrimiento.

 

En la India existen diversas filosofías, pero las más relevantes se concretan a seis ortodoxas: Nyâya, Vaisheshika, Mîmâmsa, Sânkhya, Vedânta y YOGA y tres heterodoxas que ya involucran una religión siendo éstas: Cârvâka, Jainismo y Budismo. Esta filosofía de Yoga a su vez cuenta con siete diferentes escuelas: Raja, Jñana, Bhakti, Mantra, Karma, Tantra y Hatha; siendo ésta última la que implica el conocimiento de sí mismo por medio del cuerpo y su movimiento. La escuela filosófica de Hatha Yoga es conocida en occidente simplemente como Yoga, resultando ser una práctica física que permea una filosofía.

Leer más

 Page 1 of 15  1  2  3  4  5 » ...  Last »