Autora: Sara Sefchovich

Comentado por la Esp. Marissa Sawaya

Esp. en Terapia Familiar y de Pareja

Orientadora Familiar y de Pareja

Esta autora habla de la importancia del amor (que bien educa) de la madre hacia los hijos. La violencia que estamos viviendo se ha vuelto demasiado “sádica”, y parecería que está fomentada por una educación permisiva aun sabiendo de lo que nuestro hijo es capaz de hacer.

Madres que si bien necesitan trabajar para llevar el pan a la mesa, no tienen o procuran tener un buen lugar amoroso para que sus hijos estén cuidados, por el contrario, nos encontramos con hijos entretenidos con videojuegos sin supervisión; hijos que deberían recibir algún castigo son solapados por madres que lo evaden en nombre de su “gran amor”.

Sin embargo, como lo plantea el libro, “las madres” con su gran poder de influencia serían las únicas que podrían concientizar a estos “hijos” para mejorar el país donde habitamos. La violencia no acabará nunca pero si es necesario regresarla a los niveles de años atrás.

Más que una tarea gubernamental, es empezar educando a nuestros hijos en el núcleo familiar, ya que ellos serán quienes más tarde ocupen el poder…