Archivo del mes de septiembre, 2012

Conferencia Taller para la Prevención del Suicidio

Amar o Sufrir en el Noviazgo

El noviazgo es una etapa  de la vida con la característica principal del enamoramiento, que incluye varias actitudes: Pensamiento frecuente en la persona amada, que se presenta idealizada y maravillosa.

Deseo de verse, de conversar, de reunirse. Deseo de agradar y buscar el bienestar de quien se ama. Planificación intensa para conseguir los proyectos anteriores (agradar, encontrarse…), con ligero descuido de otros deberes.

Se podría decir que una relación de noviazgo como tal debería pasar por una serie de etapas pre-establecidas, con el toque personal de cada pareja, para que llevara un crecimiento sostenido. Sin embargo muchas veces el deseo de “enamorarme” viene de una necesidad de afecto, de validación, de que “alguien” si quiera estar conmigo, de protección, etc.. y es ahí donde podríamos “enamorarnos” de una persona que en realidad no es quien nosotros vemos en nuestro estado emotivo, parece ser que es solo una ilusión de lo que quiero que ésta sea.
Leer más

Libro: ¿Sabes qué dice tu cuerpo cuando te enfermas?

Por: Elizberg Ochoa
Terapeuta Familiar y de Pareja

Libro: El Cuerpo Nunca Miente

Autor: Alice Miller, Tusquets Editores.

Es un libro revelador y realmente interesante, la manera en que la escritora, Alice Miller, expresa indirectamente como fue maltratada de niña y, directamente  los casos de los escritores que la autora va narrando a lo largo de la obra.

El libro  realza el cuarto mandamiento “honrar a los padres”, el cual desde hace miles de años se ha visto como algo de suma importancia para poder vivir y crecer dignamente. Se nos ha enseñado que honrar a nuestros padres es, ante todo, un deber de hijos. Sin embargo, ante estas situaciones la cultura señala que un buen hijo, a pesar de todo, siempre debe respeto a sus padres y ha de procurar ayudarlos en sus necesidades. Es entonces cuando surge la pregunta de cuáles son las consecuencias que sufre nuestro cuerpo al negar nuestras emociones intensas y verdaderas, que, asimismo, nos vienen determinadas por la moral y la religión.